domingo, 24 de julio de 2011

Noche de locura

Después de una noche idílica repartida entre alcohol risas y algún que otro roce entre nuestros cuerpos
por fin estábamos ahí a solas el uno frente al otro, sentí que era el momento, vi la luz verde en el semáforo y me dispuse a juntar nuestros labios pero algo me detuvo, algo me paralizó, como si hubiese caído en la casilla de 71 turnos sin tirar, y claro... tú no moviste ficha, te alejaste despacio como si no quisieras marcharte.

Finalmente nos quedó una sensación amarga pero no llamó al día siguiente, ni al otro, es más no volvió a llamar.

1 comentario:

  1. oh, ruben, te dejé claro que aquello solo fue una noche loca...

    ResponderEliminar